Los múltiples matices del trabajo flexible

Está creciendo el número de empresas que dan la espalda a los entornos de trabajo flexibles, y es normal hacer suposiciones de por qué la tendencia ha dado un giro de 180 grados. Algunas posibilidades son que los resultados no alcanzaron las expectativas o que la productividad disminuyó.

Sin embargo, esos supuestos carecerían de base. La razón predominante detrás del cambio tiene poco que ver con los resultados. Según diversos estudios, los directivos o jefes admiten que los trabajadores con flexibilidad no sufren de problemas de productividad. Los profesionales que pueden trabajar fuera de las horas normales de oficina y no tienen que invertir tiempo desplazándose a su lugar de trabajo habitualmente, son más productivos que sus compañeros que van a diario a sus oficinas. Por el contrario, los jefes quieren tener a sus equipos a la vista y están dispuestos a perder algo de eficiencia por los supuestos beneficios podrían producir las conversaciones que tienen lugar en la oficina.

Aprovechar la colaboración

Lógicamente, la creatividad y la innovación reciben un impulso cuando los miembros del equipo tienen la posibilidad de conversar activamente entre ellos, compartir ideas y aprovechar la valiosa confianza que se construye con el tiempo.




[Total:0    Promedio:0/5]