Aumenta la venta de pistolas de pintura

La magia de la pintura metalizada y las pistolas para pintar
Cada día se avanza un poco más en el mundo de la decoración y el último grito a la hora de dotar de color y alegría a una estancia es usar pintura metalizada, una sustancia que contiene reflejos de metal aportando dinamismo al habitáculo. Esta pintura refleja la luz, dando un efecto sorprendente que agradará tanto a los dueños de la casa como a las visitas ocasionales.

Este sistema se puede utilizar también en muebles, algo poco habitual ya que la gente no suele atreverse a dar este toque a los complementos de su hogar. Sin embargo, los resultados son impresionantes siempre y cuando se use la pintura metalizada con moderación. Hay testimonios de personas que apostaron por este patrón decorativo utilizando demasiado acrílico, lo que crea una sensación extraña y poco estética en el mobiliario. Sin embargo, diversos toques aislados a lo largo y ancho de una mesa, por ejemplo, dota de personalidad a la estancia y crea tendencia.
A la hora de pintar una superficie con pintura metalizada, eso sí, es importante limpiarla bien para que ningún elemento interactúa de forma indeseada con las sustancia que vamos a utilizar. Por ello, una lija es importante a la hora de dejar impoluta esta base. También se recomienda pintar antes de blanco dicho mueble o pared para poder trabajar con más comodidad y comprobar si los reflejos metálicos son los adecuados.

En lo que respecta a la pintura metalizada, existen muchas formas de aplicarla, desde una brocha hasta un rodillo. Sin embargo, los mejores resultados de obtienen con un espray o aerosol ya que éste nos permite pintar de forma cómoda y con perspectiva. La precisión es importante a la hora de conseguir los reflejos deseados, y eso solo se consigue con un aparato que espolvoree la pintura sobre la superficie. El aerosol, además, tiene un secado mucho más rápido y permite aplicar la pintura sobre cualquier tipo de material, mientras que la brocha ofrece inconvenientes sobre algunas texturas. Además, la brocha resulta más desigual ya que las pinceladas las realizamos manualmente y es difícil cumplir con exactitud en cada uno de ellos.

El trabajo con aerosol ha de realizarse en un espacio bien ventilado y preferiblemente con un mango que llegue hasta la pistola o espray. También hay que tener en cuenta que la primera rociada suele ser más intensa que las anteriores y puede manchar, por lo que conviene comenzar el trabajo algo más retirados de la pared o del mueble de lo que lo haremos posteriormente. Unos quince centímetros suelen ser suficientes para realizar gran parte del trabajo, por lo que podemos comenzar a unos treinta de distancia más o menos.

Otro consejo a tener en cuenta es mover el aerosol de forma uniforme y horizontal, sin dejar de presionar hasta que toda la superficie se encuentre pintada de forma adecuada. La capa de pintura, eso sí, ha de ser delgada ya que los reflejos metálicos se apreciarán con mejor gusto si, como señalamos anteriormente, no nos propasamos. Para finalizar, sellaremos el trabajo pintando sobre la capa metalizada con poliuterano a base de látex transparente. Además hay empresas de venta de pistolas para pintura profesionales de alta calidad, y de fabricación española como puedes ver en el link anterior a precios muy económicos.

[Total:0    Promedio:0/5]